lunes, 17 de junio de 2019

No sé que hacer

Hola🍋

Tras (creo) dos semanas sin publicar, vuelvo otra semana más por aquí, pero esta vez no vengo a enseñaros ninguna manicura, sino a reflexionar sobre un tema que lleva dando vueltas en mi cabeza desde hace mucho tiempo... Cerrar el blog.

No puedo evitar sentir una tristeza enorme al escribir esa pequeña frase de tres palabras "cerrar el blog", porque podrá ser una frase pequeña pero esconde un significado muy grande.

El tres de julio este blog cumplirá su quinto año, toda una alegría y que me encantaría poder ver como los cumple, pero hay que aceptar que el mundo blogger se está cayendo y no es algo de ahora... Llevo tiempo viendo a compañeras bloggers dejar sus blogs porque esto es demasiado trabajo para tan poco resultado y si tuviéramos todo el tiempo del mundo, no digo yo que no hiciéramos este esfuerzo, pero si apenas a veces tenemos tiempo para nosotras mismas, ¿lo tendremos acaso para el blog?

Creé este blog hace casi cinco años con una ilusión indescriptible, cuidando y pensando cada detalle antes de darle a "aceptar" a todo, antes de que este blog formara parte del ciberespacio y lo hice crecer poco a poco, tuve mis más y mis menos, mis altibajos, me fui y volví infinidad de veces, pero siempre que me iba yo sabía que volvería y el año pasado conseguí coger de nuevo las riendas de este blog y llevarlo por un mejor camino; y fue precisamente después de eso cuando comencé a darme cuenta de como la blogosfera ya no es lo que era, esa cantidad de blogs que había cuando el mío llegó ya no están, la mayoría se han quedado parados y de esos bloggers no se ha llegado a saber más o se han pasado a las redes sociales, que es ahora lo que parece que funciona, aunque entiendo porque, es más fácil y rápido subir una foto y escribir un par de líneas en cualquier lugar, que encontrar un momento para sentarte frente al ordenador, editar fotos, subirlas, escribir una entrada explicando cada paso, cada detalle... Un proceso gratificante que nunca me ha costado, bueno, siempre me he quejado de tener que hacer las fotos, lo he dicho muchas veces, no me gusta hacer fotos😅 pero al fin y al cabo lo hacía feliz, porque esas fotos acababan aquí, porque me encanta subir mis manicuras al blog, porque me encanta escribir, me encanta cuando subo esas entradas eternas que parece que no acaban nunca; este blog es mi hogar, es mi casa, es parte de mí, por eso me da tanta pena ver como no puedo encargarme de él como lo hacía antes... A veces no es la falta de tiempo lo que no me permite publicar, sino el cansancio, el tener que coger y ponerme aquí a editar fotografías, escribir entradas, cuando en una red social subo una foto y escribo una pequeña frase (si estoy inspirada, y si no con un emoticono ya está todo solucionado), que me lleva cinco minutos.

Os digo de corazón que me haría muy feliz ver a mi blog cumplir sus cinco años, y cumplir seis, y siete, y ocho, y nueve, y más... Pero creo que debo ser sincera conmigo misma y con quienes aun seguís aquí leyéndome, esto ya no da para tanto, nada dura para siempre y todo en algún momento acaba y creo que la era de los blogs, si no ha terminado ya, está a punto.

Y vale, puedo haberme dado cuenta de todo esto desde hace tiempo, pero, ¿por qué es ahora que decido escribir sobre esto? Ayer una bloguera que conozco desde que creé mi blog lo dejó, dejó el blog, sus redes sociales, todo lo que tuviera que ver con su temática bloguera, y dolió, porque te das cuenta de que hasta las blogueras con más éxito y las que más lejos han llegado lo están dejando y yo me pregunto entonces que será de mí, tan humilde que es mi blog, que es un pequeño pececillo en un gran mar... Pero lo que más me dolió de todo esto, fue cuando quise leer los comentarios que le íbamos dejando las seguidoras y encontré el de otra bloguera muy especial para mí en el que decía algo bastante parecido, ver que la persona que te sirvió de inspiración para lanzarte con el nail art también ha decidido dejarlo, es duro; y vale, puedo entender que haya gente que lo vea como una tontería, en plan "no es para tanto", pues tal vez sí, tal vez no sea para tanto, de hecho, no se acaba el mundo, la vida sigue y hay cosas muchísimo peores, pero tampoco mentiré y diré que me da exactamente igual todo esto.

Creo que a estas alturas, quienes estáis aquí leyéndome, ya sabéis que el nail art es una de mis pasiones en esta vida, pintarme las uñas me hace feliz, es una forma de diversión, de expresión, de celebración, siempre que tengo algo que celebrar lo plasmo en mis uñas, simplemente la decoración de uñas forma parte de mí y me hace inmensamente feliz, por eso todo esto me toca tanto la moral, por eso me duele hasta el punto de llorar pensar en dejar este blog, porque esto es mi casa.

Sinceramente, no sé que voy a hacer, pero haceos a la idea de que si ya he decidido desvelar mis dudas respecto a este tema, es bastante probable que le ponga fin a todo esto, aunque me duela, pero más me duele ver como la blogosfera se apaga y con ella los blogs que forman parte de ella.

Y hasta aquí mis reflexiones, me queda decir que agradezco de todo corazón que sigáis ahí, conmigo, acompañándome entrada tras entrada, que sepáis que eso me hace muy feliz y me llena♥♥♥

Muchas gracias por leerme y hasta la próxima entrada🍋

2 comentarios:

  1. Pues no serías la única que lo pasaría mal, te lo aseguro. Mira que soy un chico... bueno, un viejo verde, pero la cosa es que no me pinto las uñas y aún así leo encantado las entradas de este blog.

    Desde luego, eres tú la que hace el trabajo y si decides retirarte o seguir tendrás mi apoyo. Lo que digo es que como bloguero yo lo veo como sigue: Aunque estoy encantado con los pocos que me leen y no saben como agradezco los comentarios escribo el blog sobre todo para mí. Y con las dificultades que estoy pasando ultimamente sería lo más fácil rendirme y dejarlo pasar. Pero ¿quién dice que lo más fácil sea lo mejor?

    Puede que algún día ya no pueda seguir, pero haré lo posible por perseverar. Sea lo que sea lo que decidas, ya te dije que tienes mi apoyo, pero no te vas a librar de pasarte por Yaguchi y Yo ;)

    Aunque los blogs están en caida, ¿has pensado en pasarte a los vlogs? O sea, a los blogs de video. Creo que el nail art es perfecto para tener un canal en Youtube. Ni siquiera tienes que mostrar la cara, sólo las manos. Sería una pena que algo que haces tan bien no siguiese, y si piensas que aún echo de menos La Ventana de Aradis, imagínate perder otro blog que leo encantado (y no son muchos).

    Como dices "hasta la próxima entrada" creo que habrá al menos una más, espero esa entrada con atención :)

    ResponderEliminar
  2. Like your blog, thank you for sharing
    toupee hair luxhairshop homecoming
    (づ ̄3 ̄)づ╭❤~

    ResponderEliminar